EXPOEDUCATIVA MERLO 2009

No es ninguna novedad que para los narradores, todo el cuerpo está al servicio de las historias... Que a veces solo basta hacer un gesto, mirar o sonreir para contar... Pero cuando las manos son las que hablan, contamos en Lengua de Señas. Pensando en los que no pueden oir, me inscribí en el curso de Interprete en Lengua de Señas. Desde entonces mis manos hablan, en silencio cuento historias... Y una vez más la magia surge, los cuentos derriban barreras, integran, nos hacen parte de un mundo que incluye, donde hay espacio para todos...
Porque siempre que haya alguien con ganas de conocer nuevos cuentos, debe haber alguien con ganas de narrar... Siempre tengo ganas de contar...con la voz, con las manos, con el corazón.
Aquí mis compañeras de curso, durante una presentación en la Expoeducativa de Merlo 2009.




Comentarios